EL TIMER MANDA

Publicado en: Sin categoría | 0

Cuantas veces nos pasó que terminamos de disparar una etapa y nos decimos: Que lento dispare! Me sentí sin explosión, hasta casi relajado!! Y luego escuchamos al OC darnos el tiempo y nuestra cara levanta las cejas, giramos levemente el cuello y metemos el labio inferior por encima del superior como aceptando y hasta conformándonos con ese tiempo. Luego, cuando comparamos los tiempos de otros tiradores con los nuestros, nos damos cuenta que no esta nada mal nuestra actuación, al contrario, sentimos que hicimos un buen trabajo.

Pero, por que esa sensación de una buena performance no la tenemos en el mismo instante que terminamos de disparar?

Pasó muchísimas veces, no solo a mi, sino a mis alumnos también, que lo que sentimos luego de disparar un stage o ejercicio, entrenando o en competencia, no corresponde con lo que nuestra mente nos dice: Fuiste lento, podes ir más rápido, más agresivo!!! La gran pregunta es: Está mal que sea asi?

Es aquí donde aconsejo siempre en dejar de lado nuestra impronta, nuestra explosión y hasta quizás descontrol y empezar a ponernos a merced de verdadero dueño de la verdad: El Timer!!

 Nuestra mente va más rápido que nuestro cuerpo, más aún  cuando llegamos a una edad donde comienza a haber cambios en  las reacciones musculares, la explosión del movimiento y el manejo del cuerpo contra la rapidez permanente de la mente que parece no rendirse al paso de tiempo. La confusión muchas veces es inexplicable pero ante esa sensación, mejor buscar el resultado óptimo y aferrarnos a él, que en el particular caso de nuestro deporte el diagnosticador es el aparatito del beep.

Probemos de hacer ejercicios en dry fire o fuego vivo muy básicos. Desde un desenfunde hasta una corrida a un puesto. Tratemos de usar diferentes formas de realizarlo: relajado, tenso, con explosión, saliendo con un pie, con el otro, inclinándonos, etc y veamos los resultados en el visor del timer, comparemos los tiempos de todas esas formas y quizás la ganadora sea la menos imaginable. Es aquí donde debemos dejar en manos del timer nuestra movilidad, nuestra visualización, nuestra velocidad para asi obtener un movimiento controlado, fluido y óptimo para el IPSC.

Probablemente los cambios que el timer nos sugiera  para poder mejorar nuestra técnica sean muy ínfimos, casi inadvertidos (o quizás no) pero de eso se trata el Tiro Practico, de una suma de muchos movimientos que con la armonía y control del cuerpo y el resultado del “timer” obtendremos nuestros mejores resultados.

Adrian Burgos